LOS MEJORES PRODUCTOS
Amor y sexualidadDestacadosNoticias

Sexualidad: Ruptura entre las relaciones y la procreación.

La necesidad de romper entre las relaciones genitales y la procreación, para darle al individuo la oportunidad de seguir adquiriendo placer sin la necesidad de tener que perder su libertad con el compromiso. Una ruptura que trae a la par varias consecuencias.
Primero, se derrumba la formación de la familia, el matrimonio. Se quita lo estable, lo fijo, para no sentirse sometidos. Al mismo tiempo, que se derrumbe la barrera de la heterosexualidad para que pueda entrar en la realidad la homosexualidad. Como ya no se haya un común acuerdo entre las relaciones genitales y la reproducción, por consiguiente, es de esperarse que para no procrear y solo garantizar el placer, la homosexualidad es un medio eficaz para dar cumplimiento a la liberalidad de los sujetos. De igual manera, se encuentra el caso de los anticonceptivos, que presenta al individuo la oportunidad de realizar cuanto pueda para conseguir placer, sin temor al compromiso.
Yante esto, también resulta que se conciba a los individuos como un objeto más del placer. Si bien, un individuo desea adquirir placer, le es fácil buscar tan solo a otro individuo que por dinero o por tener el mismo deseo satisfaga su necesidad. De aquí, que podamos descubrir lo que ahora se llama pareja sexual, que tan solo tiene la consigna de producir placer mutuo, pero sin compromiso. Este nuevo tipo de pareja sustituye a lo que antes se conocía como noviazgo y también ocupa el lugar del matrimonio. Se desea vivir como pareja no para crear lazos amorosos, sino para tener un alguien que pueda saciar sus necesidades e impulsos sexuales.
Una consecuencia más es la degradación de la belleza. Para ser querido, amado, deseado, estimado, apreciado, tomado en cuenta, es necesario que sea atractivo físicamente. La belleza se reduce al cuerpo. Si han proliferado tanto los gimnasios es por la necesidad que se encuentra en el individuo de sentirse a la altura de las circunstancias y a no ser rechazado. Un caso especial es el de la mujer, que le ha llovido un sinfín de objetos e instrumentos para conservar su belleza y juventud, porque si descuida su belleza se sentirá rechazada y excluida de la sociedad.
Quien quiera adquirir placer primero ha de darle culto al cuerpo. Se da la “liberación de los cuerpos” pero el “desamparo de los seres” (G. Lipovetsky).

Para Hola Jalisco:Abraham Palomera

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba