LOS MEJORES PRODUCTOS
¿Sabías qué?CUERPO Y SALUDDestacados

REDUCCIONISMO DE LA SEXUALIDAD.

Por el término sexualidad, según el diccionario de la real academia de la lengua española, se entiende el “conjunto de condiciones anatómicas y fisiológicas que caracterizan a cada sexo”, o de acuerdo con la antropología: “es el modo de ser constitutivo de lo humano; un modo permanente de ser que se configura necesariamente como masculinidad o como femineidad” (R. Lucas), a la par que abarca todas las dimensiones de la persona (física, psíquica y espiritual). Ahora, en base a estas definiciones decimos que a sexualidad abarca a toda la persona en cuanto lo que es y no simplemente se reduce a la genitalidad o a la búsqueda del placer con el fin de satisfacer una necesidad natural que es parte de nuestra naturaleza.
Si bien es precisarlo, hoy la sociedad se encuentra bajo la idea de una sexualidad reducida a potenciar el placer, a la mera genitalidad.
El individuo se encuentra sumergido en este reduccionismo, que se guiará por los deseos de los impulsos del cuerpo, es decir, para él su finalidad será alcanzar el máximo placer para sentirse satisfecho. Y así viene a darse una independencia de las valoraciones éticas y morales, un rompimiento con las estructuras tradicionales, para dar paso a un libertinaje individual.
Un libertinaje que pretende llevar a los individuos fuera de todo sometimiento y complacer a cada uno de sus deseos. Y a este paso se genera una defensa intensa por el libertinaje de cada individuo. Una defensa en contra de todo aquello que se quiera imponer y que limite al individuo a obrar de acuerdo a su libertinaje. Libertinaje que ha de ser desarrollado al nivel máximo, donde ya nadie pueda intervenir en las acciones de los sujetos. De esto que se vaya desarrollando en el pensamiento de cada individuo la idea de hacer lo que le plazca, que al fin y al cabo es libre de actuar y de adquirir cuanto desea.
Se da un giro hacia el individualismo y se derrumban las barreras de la prohibición y de la moralidad de la sociedad. Se da la “liberación de los cuerpos” pero el “desamparo de los seres” (G. Lipovetsky). Se le dará prioridad a la satisfacción del cuerpo (físico) y se dejará de lado las demás dimensiones del sujeto (psíquica y espiritual).

Para Hola Jalisco:
Abraham Palomera

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba