LOS MEJORES PRODUCTOS
CULTURADestacados

Miguel Hidalgo:

Los excesos y barbaries cometidas en la toma de Guadalajara.

La ciudad de Guadalajara apenas había caído en manos de los insurgentes el 13 de noviembre de 1810. Los rebeldes eran comandados por un ranchero de buena posición conocido como el «Amo Torres.
Por su parte José Antonio Torres levanto un ejército de indios con lo que atacó a la ciudad de Guadalajara. Enfrentó y derrotó a una fuerza de 300 soldados realistas, días después la ciudad sería entregada a Don Miguel.

El 26 de Noviembre del año 1810 el cura Hidalgo había arribado a la ciudad de Guadalajara, se encontraba fuera de si y poseído de poder. El «Generalísimo de América» fue recibido con grandes festejos y ceremonias.

Lo recuerdan sentado con gran satisfacción, en una especie de trono afuera del Palacio de Gobierno y los nobles al dirigirse a su persona lo hacían con el título de su «Alteza Serenísima.»

El 12 de diciembre de 1810, ordenó que 700 españoles presos fueran pasados a cuchillo, bajo sospecha de conspiración. Cada noche cerca de 50 peninsulares completamente indefensos e inocentes eran asesinados sin juicio alguno.

Tras la detención de Hidalgo meses después, declaraba ser el responsable de tales crímenes en un juicio al que fue sometido. Confesó que a las víctimas de sus excesos no se les formó juicio alguno ya que él mismo sabía que eran inocentes y no había nada que imputarles.

Don Miguel Hidalgo es un personaje muy representativo en la historia de México, no solo era un hombre de palabra y buenos gestos, también era hombre de batalla, faceta no muy conocida por todos.

Redacción: Juan «el Chino» Martínez.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba