LOS MEJORES PRODUCTOS
¿Sabías qué?CUERPO Y SALUDDestacados

LA PERSONA Y LA UNIDAD.

La persona es una en cuanto que existe como tal y no como otra. Su unidad se puede constatar en la unidad de sus partes que forman un todo y que al ser dividida la persona internamente pierde su ser. Además, la persona se diferencia de los demás entes, no se confunde con ningún otro y guarda su propia identidad. Aún cuando se encuentra en medio de una multiplicidad de entes logra identificarse y mantener su unidad, y más bien su unidad y la unidad de los demás entes forman una nueva unidad.
Más aún, la misma inteligencia exige una unidad en el conocimiento, es por ello que se abstrae, se hacen conceptos, se unifican los sentidos propios de cada sentido externo. A través de la historia se ha buscado un modelo por el cual la persona pueda conocer y realizar todo, pero siempre ha fracasado el modelo propuesto, y es precisamente por la falta de unidad. Se mira la generalidad, que les conviene a muchos particulares, pero no se toma en cuenta la realidad, aún falta unificar a los demás particulares. Se debe tener en cuenta no una generalidad, sino una universalidad que engloba todos los elementos singulares, los unifica y no excluye a ninguno, y es por mirar y tomar en cuenta la realidad. No basta pues un modelo racional o material, sino uno que lo una todo y logre hacer una síntesis de la propia persona.
Y así, es como se ve necesario reflexionar usando todas nuestras facultades sin excluir a ninguna, porque así como somos uno en sí mismos, así mismo hemos de integrar toda nuestra acción a nosotros. Un actuar donde se vea consolidado tanto la inteligencia, la voluntad y lo bello, hacia la más bella realidad. La realidad concreta y existente, no la que se pueda imaginar.

Para Hola Jalisco:
Abraham Palomera

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba