LOS MEJORES PRODUCTOS
DeportesDestacadosJALISCO NOTICIAS

JALISCO FUTBOLERO

En Jalisco se respira fútbol. Para los Jaliscienses no existe otro deporte más emocionante como éste. Se entusiasman fieles seguidores, aficionados temporales y hasta aquellos que solo ven los mundiales porque el sentimiento patriótico que los invade cada cuatro años, o aquellos que solo apoyan a su equipo cuando está en las finales. Pero para los seguidores de hueso colorado hasta la espera para el próximo partido es excitante, más cuando se enfrentarán a un odiado rival. Les emociona saber si contarán con todos sus jugadores favoritos, si el otro equipo contará a su vez con sus estrellas y en caso de que no sea así, les emociona saber que tal vez eso les dé un poco de ventaja ante el encuentro. Pero la emoción y el hecho de irle a un equipo va más allá de los colores del equipo, va más encaminado a seguir las costumbres o el hecho de pertenecer a algo. Por eso muchas veces y me incluyo en esto, apoyamos al equipo al que le van nuestros padres, familiares o amigos. Simplemente se trata de pertenecer a una tribu y defenderla, procurar su bienestar y “aplastar a los rivales”.
Aquí en Jalisco los conocedores de deportes apoyan a las Chivas, el Atlas, los poderosos Leones Negros de la U de G, a los Tecos de la autónoma, bueno; ¿Siguen existiendo los Tecos? Si es así, pues a los Tecos, al Club Deportivo Autlán, a los Hipocampos Vallarta y al montón de equipos de diferentes entidades del estado como el Tepatitlán F.C. Yo por ejemplo que soy nacido en Arandas, Jalisco. Por origen debería irle al equipo local, a la “Trinca Guinda”. Y lo hago cuando estoy en aquella localidad, pero mientras no pasen sus partidos por la TV, tendré que apoyar a otra tribu que me resulte más conveniente. Aunque en el fondo de mi corazón espera que algún día un jeque árabe llegue a comprar el equipo, reclute a los mejores jugadores del mundo, construya un estadio súper chido y ganemos la liga y el mundial de clubes. ¡Si ganemos!, lo estuve soñando todo este tiempo, merezco mi crédito por eso si llega a pasar. Pero mientras tanto, pues Atlas aunque ganen. ¡Ya que!
Hace un tiempo encontré un texto del escritor Juan Villoro acerca del fútbol donde decía que lo más interesante y emocionante de un partido es cuando al irse ejecutando una buena jugada ofensiva el balón termina pegando en el poste de la portería del equipo rival. ¿Por qué? Porque cuando esto sucede los aficionados de ambos bandos se emocionan; los que apoyan al equipo que estrelló la pelota en el poste, porque creían que iba a ser gol. La contraparte por su lado también siente que su fruncido ceño se relaja ante el alivio de la amenaza. Se deja de fruncir lo que se estaba frunciendo y sienten paz y alivio.
El juego además de los agregados psicológicos tiene sus propias cualidades emocionantes, como cuando un partido tiene llegadas en las dos áreas y los porteros y defensas se ven obligados a tirase por el balón, o cuando los jugadores arman jugadas de sobresalientes habilidades atléticas y haciendo piruetas en el aire rematan el balón de “chilenita” y todos los espectadores gritan al unísono: Gooooooooooollll. Además las circunstancias del partido toman un rol importante; Las ocasiones cuando tu equipo empata al final después de ir perdiendo todo el partido por ejemplo, o cuando logran ganar al final o más dramático aun cuando empata primero y termina ganando el partido. Para mí esos son los mejores y más excitantes momentos de ese deporte. Creo que es por lo que la gente llora en los estadios, se mezclan los sentimientos de derrota y alegría al punto que yo no importa si los demás admiran tu gozo o simpatizan con tu dolor. La emoción sale a flote y te puedes dar cuenta que a pesar de todos los sacrificios y fracasos el objetivo se ha logrado, tú equipo es el campeón, con un gol de último con un remate espectacular de tu jugador favorito y tú eres parte de todo, lo gritas o lo lloras, pero estás ahí como parte importante de la manada, un miembro fiel e importante del clan. Porque al final; todos somos Atlas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba