LOS MEJORES PRODUCTOS
Destacados

El ruido ambiental y el estrés

El ruido ambiental es todo aquel sonido que es percibido por algún individuo como desagradable, molesto o indeseado provocado por los distintos acontecimientos u objetos que se encuentren provocando ondas sonoras, tales como, un autobús, el ruido de una construcción, las sirenas de una ambulancia, los gritos de una persona o el soplido del viento.
El ruido ambiental es percibido por todos los individuos en la vida diaria, por tal motivo es uno de los principales causantes de distintas alteraciones en las personas. Alteraciones que como enojo, tristeza, frustración, aceleración, entre otras alteraciones. De todas ellas, es importante visibilizar la alteración del estrés en las personas.
Tanto el ruido como el sonido son medidos por decibeles (dB). El ser humano es capaz de percibir sonidos que van de los 0 dB a 140 dB, a partir de los 120 dB el sonido causa dolor en el oído. De acuerdo con la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), recomiendan como valores máximos de ruido ambiental; 65 dB para periodo diurno y 55 dB para periodo nocturno.
Se ha demostrado que una exposición constante al ruido puede causar daños en las células ciliadas del oído y además provocar estrés acústico crónico. En este sentido, las neuronas sufren cambios estructurales, funciones neurotransmisoras, neurogénesis, entre otras.
El estrés es un término que para muchos tiene una connotación negativa, sin embargo, el estrés es algo necesario en la vida diaria, ya que nos ayuda a estar alertas y saber actuar ante situaciones que se presentan en la vida. Es por ello, que el estrés es necesario para activarnos y realizar distintas actividades, como poder realizar un examen, levantarnos, activar la concentración y atención.
Dicho esto, podemos diferenciar el estrés adaptativo, es decir, el estrés que nos ayuda a activarnos y responder con energía y el estrés negativo, aquél que causa alteraciones negativas en el funcionamiento del organismo y las relaciones interpersonales de las personas.
El estrés causa la activación de distintas partes del cuerpo, dándose así un mecanismo o una respuesta física del estrés. Tal respuesta comienza activando el eje hipotálamo hipofisario adrenal. En el hipotálamo se libera la molécula CRH, la libera al sistema porta hipotálamo-hipofisario, los cuales son capilares sanguíneos que conectan al hipotálamo y la hipófisis. Una vez en la hipófisis, en especial en la adenohipófisis, la CRH se une a sus receptores provocan la liberación de la hormona ACTH, la cual es liberada al torrente sanguíneo y viaja hasta la corteza suprarrenal, provocando la síntesis y liberación de cortisol. Cuando se tiene una expresión suficiente de cortisol, deja de sintetizarse y liberarse el mismo.
Además de la liberación de cortisol, también se libera noradrenalina por parte del tronco encefálico, lo cual activa las funciones asociadas a éste. A partir de ello, por medio del sistema nervioso se logra una conexión con la médula suprarrenal provocando liberación de adrenalina.
El cortisol actúa a nivel metabólico favoreciendo un estado catabólico, es decir, degrada las reservas de energía para generar la energía necesaria para poder responder de manera eficiente ante los estímulos presentados. Además de degradar lípidos y proteínas, lo que termina generando mayores niveles de glucosa e inhibe la liberación de insulina. Cuando se mantienen niveles altos de cortisol se puede generar una resistencia a la insulina pudiendo provocar diabetes.
En cuanto a la adrenalina y la noradrenalina, provocan la respuesta de lucha-huida. Esta respuesta es en sí la activación de la alerta, la hiperactividad, taquicardia, aumento del gasto cardíaco, aumento en la frecuencia respiratoria, aumento de la tensión arterial, inhibición del sistema digestivo e inmune. Hay que señalar que en un alto grado de estrés el sistema inmune es inhibido pero en un grado de estrés común, el sistema inmune se activa.
El estrés provoca la liberación de cortisol, adrenalina y noradrenalina, las cuales a su vez generan la activación de distintos mecanismos y moléculas del organismo. Si hay un grado de estrés normal, el funcionamiento del cuerpo será el adecuado, pero, si el grado de estrés es contante y alto puede provocar alteraciones negativas en el organismo, generando enfermedades o daños en distintas regiones del cuerpo.
Para Hola Jalisco:
Abraham Palomera

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba