LOS MEJORES PRODUCTOS
¿Sabías qué?Destacados

EL BIEN Y EL MAL.

l
El bien tiene dos tipos de tendencias. La primera que es por la mera necesidad, es decir, se quiere alcanzar algo por la carencia o privación que encuentra en sí. Pero una vez alcanzado se suprime, la necesidad es absorbida, se colma un vacío, porque la necesidad siempre estará en constante requerimiento de satisfacción. El segundo tipo, es el deseo que surge de la presencia de un fin, es decir, el deseo de querer alcanzar aquello que le parece un bien, y que al alcanzarlo no se suprime, sino que se desea aún más. En esta segunda tendencia del bien, interviene la libertad. Entre una y otra se encuentra mucha diferencia, ya que la necesidad actúa por satisfacer una carencia o una privación, en cambio el deseo se mueve por una finalidad donde se es libre, mientras en la necesidad se actúa no por qué se quiera sino por la mera carencia.
A partir de estas dos tendencias del bien, podemos decir que el mal se presenta de diferentes maneras. Ya que en la primera, se muestra como la privación, como una carencia del ser. Se encuentra la privación del ser, una imperfección. En este sentido hablamos de un mal físico. Ese mal que depende de una carencia del ente. El ente se encuentra carente de un bien que debería tener y al no tenerlo obtiene un mal, una deficiencia que le quita perfección, es decir, carece de actualidad. En la segunda tendencia podemos encontrar otro tipo de mal. Un mal que ya no depende tanto de si tiene o no una deficiencia el ente, sino que este mal se origina por la libertad humana, por el deseo de ser del hombre. Este mal se provoca a causa de una acción que no va de acuerdo con la naturaleza de quien la realiza. Es ir en contra de nuestro propio ser, es como sino se quisiera ser lo que se es. Este tipo de mal se nombra moral, ya que depende de la libertad del hombre, es él quien decide su acto y es el responsable del mismo.
Hablar pues del bien nos remite al mal o viceversa. El mal pues es entendido como aquella privación de un bien debido, ya sea una privación de un bien de acuerdo a su acto de ser, que le resta perfección o una privación de un bien de acuerdo al deseo del hombre, que lo hace ir en contra de su naturaleza.
Para Hola Jalisco:
Abraham Palomera

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba