LOS MEJORES PRODUCTOS
Entretenimiento

¿Demencia digital?

El uso excesivo de las tecnologías nos ha llevado a depender de ellas

La dependencia del ser humano al uso de la tecnología se ha vuelto algo común y necesario. Hemos pasado de servirnos de la tecnología a servir a la tecnología.
El uso de la tecnología en sí no implica algo bueno o malo, más bien, la bondad o maldad de estás herramientas dependen del uso o fin de quién las utiliza. El uso excesivo de las tecnologías nos ha llevado a depender de ellas y empezar a independizarnos de nuestra memoria, aprendizaje, manera de pensar, personalidad y de todas nuestras capacidades cognitivas y sociales.

Se ha demostrado que el uso constante y repetitivo de los celulares, tablets, computadoras, trae consigo consecuencias como:

• Muerte de neuronas. Daños en los procesos de aprendizaje, memorización y sociabilidad
• Disminución en las funciones cognitivas. Dejamos de ejercitar nuestro cerebro
• Ansiedad. Nos resulta imposible no estar checando el celular o cuando se está aburrido, lo primero es sacar el celular.
• Depresión. Hay un instinto de querer mostrar una personalidad distinta a lo realmente somos. Se hacen constantemente comparaciones con lo que somos y lo que queremos que los de más crean que somos, y si no hay una congruencia entre una y otra, se cae en una falsa realidad y solo añoramos lo que quisiéramos ser, pero descuidamos lo que somos y nos mantenemos en una vida pasiva, sin resultados y objetivos.
• Individualismo. Es tanta la dependencia que se crea de las tecnologías como el celular o el internet, que nos olvidamos de todo aquello que nos rodea.
• Soledad. Resulta del individualismo, la falta de: la sociabilidad, las relaciones interpersonales y del olvido de los vínculos afectivos. Adicción e inseguridad.

La cuestión en realidad no es si tenemos que dejar de utilizar las tecnologías, más bien, en qué medida debemos utilizarlas. ¿Cómo usar la memoria que dejamos de utilizar por la tecnología? ¿Qué nos lleva a ocultarnos en las redes sociales o las tecnologías? ¿Por qué se prefiere vivir en el mundo virtual y no en la realidad?

Las tecnologías no tienen en sí una finalidad, es el ser humano quién le da el fin, por tanto, se ha de buscar qué dirección le tenemos que dar a las tecnologías. En la medida que nos volvemos más dependientes de la tecnología se genera una deconstrucción de la esencia del ser humano, alterando la capacidad natural de nuestro cerebro y tener que esperar tecnología que nos haga capaces de lo que ya éramos.
Para Hola Jalisco:
Abraham Palomera

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba