LOS MEJORES PRODUCTOS
DestacadosGuadalajara

“De la Calzada para allá  y de la Calzada para acá.”

¿Has escuchado esta frase en alguna ocasión?

Por Juan Mtz.

¿Has escuchado esta frase en alguna ocasión?

De un lado se encuentra la opulencia, mientras que por el otro

lado  las colonias que viven al margen.

 

De la Calzada para allá  siempre son distintos desde los servicios,

las casas y hasta los monumentos.

Desde que se fundó la ciudad, cuando una persona se enfermaba

y era de case acaudalada, se iban a la ciudad de México, mientras

que los pobres  en este caso los “indios”,  tenían que irse de

la Calzada para allá al otro lado de la ciudad.

“Imposible mezclar el engrudo con la linaza” era una de las frases

de los jaliscienses que eran de la Calzada para acá.

 

A la Calzada en sus inicios se le conoció como Calzada Porfirio Díaz,

una avenida pegada a la urbanidad.

Esplendorosa, donde las familias y turistas ricos, podían caminar, ir al cine,

al café y comprar en boutiques importantes de la época.

Las casa lujosas ubicadas por la avenida Vallarta eran los chalets de los acaudalados.

Todos estos factores  conllevan a una separación étnica, simbólica

Y desde luego económica.

La Calzada se ha vuelto un símbolo arraigado en el imaginario del tapatío desde su

Construcción hasta el día de hoy. Una barrera que divide el desarrollo urbano, que separa

dos mundos antagónicos en lo que debería ser una misma ciudad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba